Columna o Sección:
08/02/2013
Tema: Cultura

Sobre Informe 11 y otras historias

El mundillo vallecentralista universitario (UCR) ha dado pie a un nuevo debate. Esta vez se trata del premio de Divulgación cultural Joaquín García Monge, otorgado al programa Informe 11: las historias. Un connotado periodista anunció un “¿Qué putas?” que marcó el premio. Los premios premios son, y no siempre salimos todos contentos.

Lejos de defender a Informe 11 o ‘la tía’, y mucho menos al emporio mediático de Ángel González y de apellido Repretel, propongo acá una discusión  sobre los mitos y contradicciones de alguna parte de la sociedad feisbukera, tuitera, progresista y pequeñoburgués del Valle Central.

Ya en otro texto sobre Combate intenté poner la discusión sobre la mesa. La bronca de hoy: la cultura del premio a Informe 11. Históricamente la cultura costarricense se ha escrito desde San José con una “C” mayúscula. Esta “Cultura” ha tenido la particularidad de saber absorber algunos espacios propios de las “culturas periféricas” (la marimba, el rice & beans, etc.) por un lado, y por otro, la de invisibilizar a las gentes de esas “culturas periféricas”.

En el berrinchismo de redes sociales todo se vale. ¿Qué criticamos entonces realmente cuando criticamos a Informe 11: las historias?  ¿El periodismo? ¿La tía? ¿El “quéjese aquí”? ¿La escuelita? ¿El profesor Giovanni Calderón? En el caso del premio, es claro que este no fue dado por el carácter periodístico del programa –ya esto es otro debate–, sino por sus aportes a la divulgación cultural, y obviamente, acá no aparece el famoso Galán.

Ya probablemente el hígado se les haya salido a quienes leyeron “divulgación cultural” en una misma oración que Informe 11: las historias.  Para quienes sigan leyendo, ¿cuántos habrán dedicado realmente un tiempo a verlo?  No es Oprah, obviamente, pero tiene el gran mérito de haber puesto las cámaras y los micrófonos en las gentes de los barrios y pueblos fuera de San José, los nadies. Y ojo que este no es un texto panfletario que ve a Informe 11: las historias como la última televisión revolucionaria de Costa Rica, no. Pero si queremos ser puristas en torno a los premios, también seamos autocríticos.

En más de una ocasión en mis clases en la Escuela de Comunicación de la UCR, el tema de cómo salirnos de nuestra burbujita de confort universitaria ha costado el enojo de estudiantes que ven en programas como Informe 11, “una cochinada de Televisión”. Ahora, ¿qué es, entonces, buena televisión?  ¿Los programas enlatados de Teletica, las novelas colombianas importadas, las series de Warner, o unos 15 minutos del Pozómetro en Informe 11?  Ojo: en el siglo XXI todavía hay costarricenses –los nadies– que disfrutan el verano no en Guanacaste, Puerto Viejo o Jacó, sino en la poza perdida de algún pueblo o del barrio.

Este texto busca ser provocador, es decir, poner en la mesa del progresismo vallecentralista, feisbukero y tuitero la pregunta de ¿qué tan progres somos? ¿No será que hay un dejo de clasismo de élite en nuestros diarios berrinches, no por las formas (‘La tía’, ‘el Galán’), sino más bien el fondo (las historias de los nadies)?

No me importa que la derecha de Julio o Jacques piensen que la historia de la india dormida en las montañas de Puriscal no es Cultura, con mayúscula, pero sí, que a este lado de la acera, cuando se piensa y se debate sobre cómo construir otra Costa Rica, los mismos males y síntomas se reproduzcan con la ceguera que depara el vallecentralismo de esa Cultura, también con mayúscula.

11 Comentarios

  • La vanidad más triste es tal vez la de este sector intelectualizado e inquisidor de la cultura, que es capaz de analizarlo todo excepto su propia vanidad.

  • Excelentes y apropiados comentarios. A decir verdad yo me sentí muy feliz por el premio, yo ni siquiera lo veo, pero feliz por mi familia y gente que conozco y que solo tienen comentarios positivos para el programa. Personas como mi abuela, mis tías y mis papas que se sienten identificados y sumamente entretenidos por ver segmentos dirigidos a mucha de la población educada o no del país.

  • Probablemente, la primera pregunta debe ser ¿qué es cultura?
    La cultura no es una suma de conocimientos o técnicas, sino, màs bien, algo màs cercano a un estilo de vida, donde tanto la forma como el contenido son relevantes… Alguien Itelectualizado no quiere decir que sea Culto (con C mayúscula) en tanto no aplique o interiorice sus conocimientos para un constante auto cuestionamiento / autocrítica en la búsqueda de ir “un poquito más allá” , un paso más adelante hacia ese “estilo de vida” que busca… La cultura, en lo muy personal, creo que termina siendo la forma en la que enfrentamos la vida, y por ende, la muerte, como sujetos y como pueblo… Lo Culto, con C mayúscula es lo que busca trascender, durar en el tiempo, más allá del instante, pero la “nueva cultura” (sin C mayúscula) lo que busca es entretener, fugazmente divertir, y así poder llamar la atención para poder quedarse aunque sea por un corto periodo de tiempo en la mente de los ciudadanos del mundo que lo único que buscamos hoy en día es que alguien o algo nos quite el aburrimiento por un momento, aunque luego lo olvidemos por completo pues carece de la mínima importancia…

    Esto programas de informe 11 considero que son vistos no por su carácter cultural, porque dejan “huella” en quien los mira, sino porque entretienen, porque se meten en la casa de la gente donde todos quieren echare el ojo solo para reírse, compararse, “viniar”, proyectarse, y olvidarse finalmenente…

    Creo que hay esfuerzos mucho más serios, fundamentados, trascendentes, y en fin Cultos con C mayúscula que merecen este galardón tan importante.

    No es serruchar piso. Es ser crítico y darle un significado más completo a la palabra Cultura, probablemente ya perdida en el tiempo.

  • Tres cosas.
    1. Ponerle el micrófono a la gente no equivale para nada a visibilizarla.
    2. Que la gente piense que ese programa es malo no quiere decir que lo haga en nombre de una cultura con mayúscula.
    3. ¿No es trampa hablar en tercera persona de la gente de Facebook, Twiter, etc. como si se escribiese por fuera de todo eso?

    • Hola Camilo

      1. Ponerle el micrófono me imagino te referirás a “Quéjese aquí”, pues en lo que yo señalo, no es “poner el micrófono”, ni siquiera metafóricamente, es por el contrario sacar las cámaras para contar las historias del No Valle Central. Esto por cuánto, la televisión nacional, sean noticias, producciones, películas etc, muy poco o nunca sale de la GAM, Costa Rica es la GAM, como Argentina Buenos Aires, Montevideo, Uruguay o el DF, México. . Ahora sí se quisieran debatir las formas del quehacer periodístico de Informe 11, ahí ya son otros 100 pesos.
      2. Que la gente piense que es malo, es su forma de ver el mundo y punto. Sin embargo, además de que hay mucha gente que nunca lo ha visto y dice que es malo, en mi opinión los comentarios de una parte de mi “círculo de “amigos”, muchos UCReístas, están determinados por una visión elitista de la cultura o un dejo aburguesado…del cual no me exluyó.
      3. Sería trampa si yo me auto excluyera, sin embargo en mis textos sobre Combate e Informe 11 hago más bien hay explícitamente una mea culpa.

  • Completamente de acuerdo.

  • Buena , de acuerdo y si no es así como sería la cosa

  • Don Francisco Robles: mi nombre es Erick Francisco Bogarín Benavides y fuí el que propuso a Informe 11 al Premio Joaquín García Monge. Bien lo dice usted, no todos podemos estar de acuerdo con una determinada posición y tenemos el derecho de diferir, siempre y cuando la diferencia se externe de una manera respetuosa y ojalá la misma además estuviese hecha con propósito constructivo, propositivo, que es ahí donde pensamos, se logra el engrandecimiento, la edificación cultural. De su comentario, entre otros aspectos, rescato esa valorización del pueblo en su propia fuente, del recorrido por nuestra Patria no solamente desde nuestro hermoso y bendito Valle Central, sino desde todos los paraísos culturales que conforman nuestra querida República de Costa Rica. Pienso que el problema fundamental de Costa Rica es que todavía no salimos de la connotación mesetera y que tal vez y no todo los comentarios, en su interior pueden llevar esta alineación histórica, que desde la colonia llevamos. Postule con mucho aprecio el programa Informe 11 por es motivo, porque ha sido indirectamente un vehículo de fuente primaria que ha roto las murallas invisibles del valle central: a unido una nación por medio de sus más profundas y fuertes tradiciones, eso es la idiosincracia en su más fina pureza! Saludos don Francisco Robles.

  • Gracias a la manipulación política de la que hemos sido objeto y de la que por ignorancia ( no por mea culpa sino del MEP-GOBIERNO desde épocas…y sus programas) o peor aún por conveniencia no salimos, somos un país sin identidad cuyas generaciones siguen el mal ejemplo y se limitan a pretender ser lo que no son, a ser copias baratas y simples importadores de estilos de vida.

    HASTA QUE LA HUMILDAD CALE EN NUESTRA ESENCIA, SE QUITARA LA VENDA DE LOS OJOS Y SEREMOS CAPACES DEJAR SALIR LO QUE EN EL FONDO SOMOS Y SENTIR ORGULLO BUENO DE ELLO, PODREMOS VALORAR LO QUE TENEMOS CON HECHOS NO CON PALABRAS Y SEREMOS CAPACES VER A NUESTRO ALREDEDOR, NADA MAS QUE PARA CORREGIR LO MALO Y ENRIQUECER PARA MEJORAR CADA DIA PARA EL BIEN COMÚN.